No Temas ir Despacio, Teme no Avanzar

En el camino Los Ositos que une las localidades de Reñaca y Concón, existe lo que se ha denominado como “Santuario de la naturaleza Dunas de ConCon” o ”Campo dunar”. Cada fin de semana un gran número de visitante, en su mayoría niños y jóvenes disfrutan no solo del hermoso paisaje y puesta de sol que el lugar ofrece, sino también practicar de manera aficionada y por mera entretención snowboard.

A título personal, dicha experiencia es emocionante y me ha proporcionado horas de sana entretención tanto de manera individual o bien, observando a mis hijos. Ahora bien, el poder vivirlo implica cierto costo: ¡¡¡¡Hay que subir más de 100 metros hasta la cúspide del campo dunar para así deslizarse en sus pendientes!!!!! Puede parecer que exagero, la verdad es que exagero un poco, sin embargo la pendiente representa un gran reto para alguno que, ya sea por la falta de ejercicio o la edad, ya no estamos para esos trotes. Sin embargo, es una gran experiencia.

Tuve la oportunidad de ir con mi familia hace poco, y mientras subía recordé un viejo proverbio anónimo que dice: “No temas ir despacio, más teme no avanzar.” Comprendí que la mejor manera de llegar a cima sin desfallecer era hacerlo sin pausa pero sin prisa. Esto no solo evito que colapsara a medio camino, sino también me permitió mirar a mí alrededor y disfrutar del panorama que tenía delante de mí. En resumen, disfrutar del recorrido más que solo afanarme en el destino final.

Cuando me han preguntado por mis emprendimiento, siempre respondo con un “va bien, caminando” otras veces con un “lento, pero seguro” o bien, “no con la rapidez que quisiera pero avanzando” No sé si es una buena o mala respuesta, lo que sé, es que todas las cosas tienen tu tiempo, todo proyecto o idea debe tener un proceso y al emprender y encaminarnos al éxito no es la excepción a esta norma.

El camino del emprendimiento por lo general es cuesta arriba, lleno de desafíos, lo que a mi juicio hace interesante este andar. Sin embargo, nuestra naturaleza humana nos lleva a desistir cuando no vemos los resultados esperados o estos demoran en materializase. Aun mayor es nuestro desazón cuando hay fracaso y optamos por abandonar en lugar de levantarnos y continuar la lucha. Del mismo modo que para disfrutar la experiencia del snowboard hay que subir más de 100 metros hasta la cúspide en “Santuario de la naturaleza Dunas de Con Con”, el éxito en tu emprendimiento lo alcanzaras luego de subir una y mil veces la pendiente que este mismo te exige.

Amigo Emprendedor, “No temas ir despacio, más teme no avanzar.” Los frutos de tu trabajo quizás no los vislumbraras de inmediato pero al correr de un tiempo los disfrutaras. Vienen a mi mente las palabras de un grande, Martin Luther King: “…no importa que no veas el camino completo… solo da tu primer paso y el resto del camino ira apareciendo…”

Un Abrazo, Marco Castro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s