La Felicidad…

Es interesante la cantidad de relatos que encontramos en Internet relacionados con este tema. Permitan compartir con ustedes una maravillosa historia atribuida en Redes Sociales a Monica Salotti. Este es el relato:

Un maestro llevó globos a su escuela y le regaló uno a cada alumno. Después ordenó que anotasen sus nombres en su globo, los dejaran en el piso y abandonaran el aula. Una vez afuera, les dijo: «Tienen 5 minutos para que cada uno encuentre el globo que lleva su nombre». Los alumnos entraron y buscaron, pero se acabaron los 5 minutos y nadie había podido encontrar el suyo.

El maestro les dijo ahora: «Tomen cualquier globo y entréguenselo al dueño del nombre que lleva anotado». En apenas un par de minutos todos los alumnos ya tenían el suyo en la mano. Finalmente, dijo el maestro: «Chicos, los globos son como la felicidad. Nadie la va a encontrar buscando la suya solamente. En cambio, si cada uno se preocupa por la del otro, encuentra rápido la que le pertenece»

Esta historia me recuerda un cuento africano que habla de unos niños corriendo para disfrutar una cesta de fruta. Un llamado a reflexionar que mi felicidad no puede estar supeditada a la tristeza de los demás. ¿Como puedo ser feliz viendo la tristeza de los demás?

Un Abrazo,

Marco Castro



Deja un comentario